07-10-2016

Ainhoa Arteta, prestigio y fuerza vocal en el escenario

La voz de Ainhoa Arteta sella el último concierto de la temporada

La Soprano más carismática de su generación y un referente del arte lírico a nivel internacional fue la protagonista del último concierto de la temporada 2016. El día anterior, en un exclusivo encuentro con medios, la cantante adelantaba: “Los artistas debemos escuchar nuestra voz, qué le gusta a nuestra voz. Y a mi voz le gusta Puccini. Es un compositor en el cual mi voz se siente cómoda y crece con generosidad y sin ningún tipo de obligación.”


El emotivo concierto, pidido en dos partes, comenzó con una espectacular Ainhoa Arteta caracterizada como Carmen, de Georges Bizet. Su vehemente expresividad potenció su canto, que profundizó en los sentimientos más desgarradores del programa, viajando desde Bizet a Puccini pasando por Mascagni. “Sola, perduta, abbandonata” fue el final dramático de 45 minutos de intensidad y ópera en el escenario natural de Formentor, para el que la artista sólo tuvo palabras de entusiasmo: “Abogo mucho por hacer los conciertos en entornos naturales así, este lugar es maravilloso y este festival es simplemente exquisito.”


La segunda parte, que comenzó con un homenaje a Enrique Granados por el 100 aniversario de su fallecimiento, estuvo centrada en la Zarzuela, y dio regalos mágicos al auditorio como Out of Africa, de John Barry. Una entregada y teatral Ainhoa Arteta sacaba las sonrisas de los asistentes, a los que les transmitió todo el amor por la música de la forma más pura, emocionándoles.


El broche de oro, para un público que acabó en pie, fueron dos bises magistrales, O Mio Babbino Caro y La Misión. Bravo.